Una Historia de Liderazgo Sindical

“Cuando el obrero estuvo en el mundo sin organizarse siempre fue juguete de las circunstancias y sufrió la mayoría de las injusticias sociales” Juan Domingo Perón

                                                                                        

Esa fue la consigna y el desafío que hasta 1945 habían abrazado Compañeros y Compañeras en distintos paisajes de la geografía nacional.  Hasta ese año, tiempo en el que se inaugura una “nueva era” para los trabajadores argentinos, se habían constituido en el país los Sindicatos de Luz y Fuerza de Tucumán en 1919, Rosario en 1928 y Luján en 1934.

Un horizonte y un camino inusitados hasta el momento se abrieron para los trabajadores argentinos a partir de la Revolución del 4 de junio de 1943.  Entre los integrantes del nuevo gobierno militar, un joven coronel, Juan Domingo Perón, iluminaria desde ese momento y por siempre la vida del movimiento obrero argentino y del país todo instaurando por primera vez en la historia de esta parte del mundo el concepto de “justicia social”. .

De la mano del líder de los trabajadores,  comenzó un tiempo próspero y de gran crecimiento para la actividad sindical.

Hasta 1943, Luz y Fuerza contaba con tan sólo tres Sindicatos, en ese año nacieron los Sindicatos Río Cuarto, Mar del Plata, Baradero (hoy Zona del Paraná), Corrientes, Capital Federal, Mendoza y Las Flores.  En 1944 se sumaron Salta, Córdoba, Villa María (hoy Regional), Bahía Blanca, Pergamino y Mercedes (Buenos Aires).  En 1945 se crearon los Sindicatos Luz y Fuerza de Entre Ríos y Jujuy; un año después, con la llegada a la Presidencia por primera vez del General Perón, se crearon los Sindicatos de Luz y Fuerza Del Norte (hoy Chaco) y Santa Fe.

La actividad eléctrica prosperaba y se sumaban Sindicatos, en 1947 se conformaron los Sindicatos Luz y Fuerza de Azul, Olavarría, Río Negro y Neuquén, Venado Tuerto, Lincoln, Punta Alta y Rafaela. En febrero del año siguiente, nace el Sindicato Luz y Fuerza de Rufino.

En julio de 1948, al amparo de una doctrina Humanista, Orgánica y Solidaria comprometida con todos los trabajadores de la energía eléctrica del territorio nacional, nace la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza

Eran tiempos en los que comprimir la dispersión geográfica se planteaba como un gran desafío y a fuerza de convicción y compromiso solidario fue posible.

.

Rubricaron el acta fundacional los 29 Sindicatos de Luz y Fuerza del país creados hasta esa instancia, pero en pocos mese fueron 30. A pocos días de nacida la FATLyF, se crea el Sindicato de Luz y Fuerza de Misiones, que se incorpora de inmediato a la entidad federativa.

En junio de 1949 se suma el Sindicato Luz y Fuerza de Tres Arroyos y al celebrar un nuevo aniversario de la Independencia Nacional, el 9 de julio de ese mismo año, nace el Sindicato Luz y Fuerza de Santiago del Estero.

En agosto de 1949, la FATLyF consigue su personería Gremial Nro. 130 y un día después sesiona el Primer Congreso Ordinario de FATLyF en la ciudad de Rosario, firmando el 31 de agosto el primer Convenio Colectivo de Trabajo de alcance nacional.  Es en ese Congreso donde se instituye el 13 de julio como el Día del Trabajador de la Electricidad.

En 1950 ven la luz los Sindicatos Luz y Fuerza de Concepción del Uruguay, Coronel Suárez, La Rioja y Cañada de Gómez, y en esa intensa actividad sindical, en 1951 los Compañeros catamarqueños le dan vida al Sindicato Luz y Fuerza de Catamarca y un año después los aires andinos dan vida al Sindicato Luz y Fuerza San Juan.  Ya entrado 1960 se forma el Sindicato de Luz y Fuerza de Bariloche, en 1961 el Sindicato de Luz y Fuerza Patagonia, en 1962 el Sindicato de Luz y Fuerza de San Nicolás y nueve años más tarde en 1971 el Sindicato de Luz y Fuerza de Formosa.

El devenir institucional marcó la desafiliación del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata y esa jurisdicción fue cubierta por el Sindicato de Luz y Fuerza de General Pueyrredón en 2001, en tanto que en 2009, los Compañeros de la Provincia del Fuego se desprenden del Sindicato Patagonia y crean el Sindicato de Luz y Fuerza Austral.

Así la dinámica de la historia desde los incipientes tiempos de la vida sindical en nuestro país y el protagonismo de Luz y Fuerza en la historia nacional sosteniendo y creciendo siempre sobre la base de los mas altos valores sindicales y sociales.